Y un reloj cansado de trabajar…

El tiempo persigue a este perseguidor del tiempo. Poco o nada han hecho por tratarlo con el cariño que se merece, y así, se nos está quedando en el olvido.
Este vertical declinante ha prestado sus servicios con dignidad, pero su pintura ya ha desaparecido y solo queda una memoria de su cuadrangular mirando al sur este.
Está visto que a los ancianos los arrinconamos aunque puedan prestarnos servicio. El ser humano es parco de memoria, y en ocasiones insensible.
Bajada del Monasterio. Barrio de Pedralbes.

El temps persegueix a aquest perseguidor del temps. Poc o gens han fet per tractar-ho amb l’afecte que es mereix, i així, se’ns està quedant en l’oblit.
Aquest vertical declinant ha prestat els seus serveis amb dignitat, però la seva pintura ja ha desaparegut i solament queda una memòria del seu quadrangular mirant al sud est.
Està vist que als ancians els arraconem encara que puguin prestar-nos servei. L’ésser humà és parc de memòria, i en ocasions insensible.
Baixada del Monestir. Barri de Pedralbes.

A duras penas puede trabajar.
Y sin embargo lo intenta.
2014
1910, cuando se le llamaba Caserío de Pedralbes y el reloj funcionaba con normalidad.

visto en Tot Barcelona