Un reloj en las tinieblas

Les presento un reloj escondido. Su emplazamiento no es el idóneo, y su aguja está a la espera permanente de que el Sol le acaricie.
A veces, nos pasa a todos, solo nos hace falta una palabra de afecto, de delicadeza. El Sol no está para estos menesteres si no nos encaramos al lado “este” de la vida. Y nuestro reloj vive en un patio interior, y se despierta casi al norte. Ahora ya entienden su desespero.
Vertical declinante. Nos marca de las 8 hasta las 3 de la tarde en números arábigos. Su aguja, que parte de una imagen solar, por lo que parece está bien calibrada. Elaborado en cemento con fondo de pintura azul
Carretera de Les Aigues, al 360. Barrio de Vallvidrera
Els presento un rellotge amagat. El seu emplaçament no és l’idoni, i la seva agulla està a l’espera permanent que el Sol li acariciï.
De vegades, ens passa a tots, solament ens fa falta una paraula d’afecte, de delicadesa. El Sol no està per a aquests menesters si no ens encarem al costat “est” de la vida. I el nostre rellotge viu en un pati interior, i es desperta gairebé al nord. Ara ja entenen el seu desesper.
Vertical declinant. Ens marca de les 8 fins a les 3 de la tarda en nombres aràbics. La seva agulla, que parteix d’una imatge solar,

visto en Tot Barcelona