Un reloj de Sol torturado.

Hay personas que no solo no evitan el hacer el mal, sino que contribuyen a engrandecerlo.
Esta semana envié unas fotos a la Societat Catalana de Gnomònica para que me aclararan sobre la vida del vertical declinante que les muestro. La sorpresa vino cuando me dijeron que no lo tenían en el catálogo. Se trata de un rectangular que habita desde 1858 en Can Canut. Hasta aquí todo bien, lo malo es que por lo que parece han torcido la varilla y estropeado la busca. Como verán si clican en el enlace (por favor, así verán la historia del reloj ), el deterioro es total y la avidez por estropear el aparato, genuino.
Can Canut. Calle Carroç. Barrio de Vallvidrera.

Hi ha persones que no solament no eviten el fer el mal, sinó que contribueixen a engrandir-ho.
Aquesta setmana vaig enviar unes fotos a la

visto en Tot Barcelona