Un diseño fracasado, la baldosa “B de Barcelona” (2008)

b de barcelona2

Una de las señas de identidad más importantes de Barcelona está en las baldosas (conocidas en catalán como “Panots”) que decoran sus calles. Posiblemente el diseño más popular de todos, es el que se encuentra en el Passeig de Gràcia, que fue diseñado con inspiración marinera por el famoso arquitecto Antoni Gaudí. Originalmente era un encargo para la Casa Batlló, pero por motivos que no han quedado demasiado claros terminó en la Pedrera, y de ahí a las calles del passeig como homenaje al genio del modernismo.

Otros modelos no han gozado de la misma fama, pero son tan conocidos como el panot gaudiniano, pues los encontramos a diario en las principales calles de la ciudad, como el modelo de la “Flor de Barcelona” o el de los cuatro círculos.

B de barcelona

En 2008 el ayuntamiento decidió experimentar una nueva baldosa. Fue situada en la entrada del espacio cultural Pere Pruna en la calle Ganduxer. Se trataba de un diseño para el nuevo milenio, que estaba formado por cuatro “B” mayúsculas que aludían a Barcelona. El proyecto tuvo algunas críticas por su diseño, no debió obtener los resultados esperados  y la baldosa aun hoy visible, ha quedado como recuerdo anecdótico.

bdebarcelonapermanyer

Un golpe mortal para la baldosa. El cronista Lluis Permanyer criticaba el diseño en La Vanguardia del 13 de junio de 2008

visto en Vestigios de Barcelona