Las esculturas que otean el horizonte

Nada hay más bello que el ser observado por dos bellas esculturas.
Y eso es lo que sucede cuando ustedes pasan de camino por la calle Enrique Granados, al 47.

visto en Tot Barcelona