La antítesis de Recordando imprentas

Resulta que paso por una librería y me fijo en un libro para mi nieto de 16 meses.
Me interesa ponerlo en la biblioteca, en el estante de abajo, para que sus manos puedan estar a la altura. Me decanto por un libro en catalán, un cuento para ser más exactos. Antes lo observo en el escaparate en toda su dimensión. Está

visto en Tot Barcelona