Fragmentos de una historia que me pertenece. XXIV

La primera vez que robé con conocimiento de causa rondaba los ocho años. Hubieron más veces, pero le cambiaron el nombre según la circunstancia: sisar, hurtar, distraer…

visto en Tot Barcelona