Fragmentos de una historia que me pertenece. Capítulo XIX

Ciertos detalles atmosféricos eran de alta fiabilidad. Uno podía sacar conclusiones sin temor a equivocarse.
Si la densidad del humo en el ambiente era alta, significaba que la brisa venía del basural, al otro lado de la ladera, y que no habría peligro de lluvia inminente. Si por el contrario, se escuchaban las sirenas de los barcos dormidos en el puerto, se podía ir pensando que el tiempo estaba llamado a barruntar lluvia.

visto en Tot Barcelona