Dentro de la Sagrada Familia

La Sagrada Familia está considerada con el símbolo más representativo de Barcelona, pero para los catalanes es mucho más que eso, es un icono de su propia cultura. La razón principal es su diseño y concepción únicos, por lo que la Sagrada Familia es considerada una de las obras maestras del arquitecto Gaudí, y cuando murió antes de la finalización de la obra, la ciudad de Barcelona tomó su lugar y a fecha de hoy continua terminando el proyecto gracias a donaciones de ciudadanos de Barcelona y de todo el mundo.

Pero es durante los últimos años que la Sagrada Familia ha rebelado sus secretos desde dentro. La iglesia es enorme en su interior (una de las razones por la que en Julio de 2010 se declaró Basilica) y el estilo gótico se mezcla con la perspectiva de Gaudí de naturaleza y formas que deja una estructura basada en arboles soportando el edificio, y realmente la altura quita el aliento.

El rol que tiene la luz, combinada con las columnas y las ventanas es spectacular. Los pilares y arcos combinados transforman el interior del templo en un conjunto de palmeras de piedra, y la luz que se cuela a través de las enormes ventanas tiñen de color toda la iglesia.
Los pilares verticales están inclinados y decorados, creando la impresión de que el material de los pilares ha sido retorcido como si crecieran de forma natural. En la parte de arriba, los pilares soportan el cielo de la basílica como si todo estuviera soportado por ramas de árboles. Si miramos desde abajo, directamente hacia el cielo y centro de la basílica, la vista es increíble. Parece realmente una estructura orgánica. Ahora entendemos porque la obra de Gaudí está tan valorada internacionalmente y se están llevando tantos estudios para entender su arquitectura.

Una de las cosas que más nos han impresionado es que las columnas son de diferentes colores y materiales, que se mezclan en un conjunto muy colorido y muy acertado. Algunas columnas están hechas de roca roja volcánica, mientras que otras son de granito y otras de son de roca más blanda que se ha extraído desde la misma Barcelona, en la montaña de Montjuïc.

No os olvideis de mirar detalladamente el altar, decorado con racimos y uvas, lo que demuestra que Gaudí sentía un increíble afán de unificar la naturaleza con la estructura. Detrás del altar hay un órgano, que está construido respetando el trabajo fino y delicado que merece la Sagrada Familia.

En resumen, ver la Sagrada Familia es algo obligado si visitas Barcelona. Está abierta desde las 9h a las 20h desde Abril a Septiembre y de 9h a 18h el resto del año. Pero cuidado! las colas son enormes, por lo que no es una mala idea comprar el ticket online por adelantado. Entra aquí si quieres más información sobre los horarios, guias y venta de tickets.

visto en Barcelona Point