Can Oliveras y el reloj que ya no es.

A menos de 500 metros se encuentra la masía de el término que divide Barcelona de Esplugues.
Les presento un reloj de Sol que al menos por lo que fue merece tener un lugar en el recuerdo.
La masía, que lo fue, estaba por aquel entonces en medio de un campo, y el reloj, que también lo fue, marcaba la jornada de trabajo.
De lo único que estoy seguro es que se trata de un vertical de formato circular, de lo demás, como de los políticos, no estoy seguro de nada.
Carretera de Collblanch, frente al nº 253

A menys de 500 metres es troba la masia del terme que divideix Barcelona d’Esplugues.
Els presento un rellotge de Sol que almenys pel que va ser mereix tenir un lloc en el record.
La masia, que ho va ser, estava aleshores enmig d’un camp, i el rellotge, que també ho va ser, marcava la jornada de treball.
De l’única cosa que estic segur és que es tracta d’un vertical de format circular, de la resta, com dels polítics, no estic segur de res.
Carretera de Collblanch, enfront del nº 253




visto en Tot Barcelona