A enrollarnos en la bandera patria para salir inocentes ¡¡¡¡

Ahora toca enarbolar la causa de la patria, la justicia, el bien común, la desafección, la venganza, el desapego, la manía, la estulticia y el ser buen catalán para que al niño del jefe de Catalunya no lo imputen, o sea, no lo llamen a declarar. Y empiezan a utilizar sin reservas el lenguaje de Don Vito, la “venganza”. Estos de los sillones oficiales de por vida no se dan cuenta de que el pueblo ya ha dicho basta. Y sin desearlo (porque no lo desean), lo que está pasando en otras poblaciones de España empezará a pasar en casa.

visto en Tot Barcelona